CUANDO SE SUPERA UNA ADICCION

Testimonio real de Mari Picón Morales

Quiero hacer referencia a testimonios reales, testimonios que pueden salvar vidas, dar y aportar luz a la oscuridad y ayudar a muchas familias y adictos a superar la enfermedad mental que desembarca una adicción.

Me llamo Mari, tengo 47 años.

Llevo 13 años sin consumir, desde los 20 años de edad mi vida en caminaba hacia un túnel.

Todo empezó a ser puntual, los fines de semana solo, pero… Acabo siendo todos los días, me quede embarazada de mi hija y pensé que todo cambiaria, sin embargo, aunque en el embarazo no consumí, si lo hice después de dar a luz, y fue con mas intensidad. Me separe, un motivo mas para seguir consumiendo.

Me vendía por un gramo de cocaina

Conocí a un chico que consumía y fue una bomba para mi vida. Tuvimos varias separaciones y dos hijos. Del primero no pude dejar de consumir, estaba ya en un túnel negro y no veía la luz. Fueron años de infidelidades, peleas, agresiones mutuas, perdí mi dignidad, le robaba al padre de mis hijos, no me quedaba otra, tenia que consumir.

Hice cosas horribles, me vendía por un gramo de cocaina, fue terrible… No podía dejar de consumir, cada noche lloraba delante de la cuna de mi hijo, diciendo que seria la ultima vez, pero al día siguiente ya no me acordaba.

Llegue a robarles a mis padres, tenia que consumir. Después de una pelea con mi pareja, me echo de casa. Ya no tenia nada así que decidí que ya no podía seguir así, fui a casa de mis padres y les pedí ayuda, me ingresaron en un centro y eso fue lo que me salvo la vida.

Doy gracias a mis padres que a pesar del daño que les hice, supieron perdonarme y tenderme una mano, gracias a ellos y mi fuerza volví a vivir. Ahora después de 13 años sin consumir, soy una persona nueva, me valoro y me quiero mucho.

MARI PICON MORALES ( RECUPERADA DE SU ADICCION, 13 AÑOS SIN CONSUMIR Y LOS QUE LE QUEDAN) GRAN TESTIMONIO

La metáfora de la bicicleta

Quiero destacar esta metáfora que tanto me ha ayudado a entender la enfermedad mental de la adicción, depresión, trastornos de personalidad y alimenticios, juego, sexo etc…

Os lo cuento como ejemplo “la depresión”

Si queremos salir de casa a hacer una excursión en bicicleta lo primero que tenemos que hacer es decir a donde queremos ir. Saber la meta que queremos nos permite elegir el camino para llegar a dicho destino. Ya montados en la bicicleta deberemos pedalear para avanzar. Según el camino elegido el pedaleo puede ser mas o menos difícil. Si hemos elegido mal el camino y nuestras piernas no pueden con la cuesta en la que estamos, no podremos pedalear mas y nos caeremos de la bicicleta. Caerse de la bicicleta, por no poder pedalear mas, es el equivalente de la depresión. Es una caída mas o menos dolorosa, pero es sobre todo el conjunto de sentimientos de impotencia, de desanimo, de rendición. Estar caído es estar parado, cuando la vida es esencialmente movimiento, panta reí (todo fluye), como decía el poeta: “nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar”. Si al rio le ponemos un dique lo convertimos en pantano, que es otra cosa. Este bloqueo o estacionamiento del movimiento hacia delante que es la vida es lo que lleva a la depresión.

Pero prefiero la imagen de la bicicleta a la del rio porque nos sirve para ver la importancia del aspecto subjetivo humano para evitar, o no, la depresión y la forma de superarla. Si imaginamos que la vida es como un largo paseo en bicicleta, por unos caminos que nunca hemos hecho antes, y que deberemos elegir, con etapas muy fáciles, durante las cuales será muy agradable pasear, pero, con seguridad, también tramos menos fáciles y otros muy difíciles y en ocasiones puede que imposibles de superar, y que esas dificultades no van a depender solo de nosotros, si pensamos de esta manera, entonces comprenderemos que nadie puede nunca estar a salvo de caer en una depresión.

Vamos a ver las tres maneras posibles de caer por la imposibilidad de pedalear mas

La primera seria por un fallo mecánico, es decir, porque se rompe la maquina, por defecto de fabricación o porque no hemos hecho bien su mantenimiento. El no poder seguir pedaleando es algo ajeno a la voluntad y la fuerza de la persona. Esta analogía se refiere a las enfermedades orgánicas o corporales que nos pueden afectar en cualquier momento de nuestras vidas. Cunado nuestra maquina corporal falla, cuando caemos enfermos, también es fácil caer en depresión, adicción o cualquier enfermedad mental, a no ser que uno no se rinda ante esa enfermedad y luche para superarla.

La segunda manera de caerse seria porque no se esta entrenado para pedalear, las piernas son débiles y cualquier tramo algo empinado ya se hace una cuesta arriba difícil de superar. Esto afectaría a aquellas personas poco acostumbradas a superar dificultades, mal entrenadas en afrontar problemas porque siempre se los han solucionado los demás, que tienen poca fe en ellos mismos, que siempre necesitan a los demás para seguir adelante o para que les guíen. Son personas inmaduras, bien por errores educativos o bien porque hayan caído en una adicción. Por eso es tan frecuente que los adictos caigan en la depresión, se suma esta enfermedad a la mente. El adicto ha sido una persona que en un momento difícil de su vida ha utilizado su droga de la misma manera que un ciclista puede decidir doparse para rendir mas. El adicto puede haber decidido consumir para ser mas alegre, mas simpático, pasárselo mejor, aguantar mas que los demás usando sus sustancias, pero al igual que el ciclista que toma estimulantes para aguantar o para ganar, terminara pagando un precio muy caro que muchas veces es la muerte por infarto cardiaco o hemorragia cerebral. Si un persona decide usar drogas, sean legales o ilegales, sean fármacos recetados por su medico o adquiridos de otra manera (hoy en día los psicofármacos también se venden en el mercado negro como las demás drogas) cuando sufren esos acontecimientos tan duros que la vida depara, es muy probable que su voluntad se debilite y su fuerza psíquica comience a mermar y que al final termine sin fuerzas para seguir afrontando su camino. La mayoría de los adictos creen que solo tienen una depresión. Lo malo es que muchas veces también lo creen sus psiquiatras.

NO DEJES DE PEDALEAR Y APRECIA LA ESENCIA DE LA VIDA, ENTIENDE LA SUERTE DE SER TU MIM@

La tercera manera de caerse de la bicicleta es porque el camino están difícil que es imposible superarlo. El listado de acontecimientos vitales descrito anteriormente nos recuerda que determinadas circunstancias tremendas que pueden parecer ser insuperables hasta para las personas mas fuertes y templadas, porque todos tenemos unos limites por encima de los cuales nuestra capacidad de aguante se desmorona. Para superar la depresión es necesario volver a ponerse en marcha, volver a pedalear. Según la intensidad de la depresión será necesario o no tomar fármacos antidepresivos, lo que será un decisión del psiquiatra. Pero lo que debe hacer la persona con depresión, o adicto, es decidir volver a subirse a la bicicleta y comenzar a ir de nuevo hacia delante. Primero hacia metas cercanas y fáciles señaladas por su terapeuta. Mas adelante, cuando este mejor y mas fuerte hacia sus propios objetivos vitales.

Es por todo esto que el tratamiento de la depresión y de la adicción son tan parecidos. Porque ambas enfermedades no son mas que estrategias de huida de la realidad. Por tanto el tratamiento es exactamente lo contrario: una capacitación para poder volver a esa dura realidad, sobrevivir y también recuperar la capacidad de disfrutarla. Y tantas personas recuperadas que tengo el placer de conocer, dan fe de que es posible recuperarse de la depresión, adicción y enfermedades mentales que envuelven nuestro cerebro.

CONSUMIDORES,DEPENDIENTES Y ADICTOS

Doctor, si usted, dice que yo soy alcohólico entonces todo España lo es, porque yo bebo lo normal, cómo los demás.

¡Cuantas veces oímos el mismo comentario cuando tratamos a un adicto por primera vez, sobre todo si es un alcohólico!.

Es evidente que esta respuesta tiene que ver con el mecanismo de negacion propio de todos los adictos, pero tambien con el hecho innegable que en el caso de las drogas legales, especialmente el alcohol, que casi todo el mundo consume, no es facil al principio diferenciar entre los distintos tipos de consumidores. Hagamos por lo tanto una sencilla clasificacion para aclarar estos conceptos.

CONSUMIDORES, EL ENGANCHE DEPENDERA DEL POTENCIAL ADICTIVO

Consumidores

Usan una moderada y racionalmente una droga que objetivamente no les perjudica de forma significativa. El peligro de enganche dependerá del ” POTENCIAL ADICTIVO” de cada droga y de la estabilidad y fuerza psíquica de cada uno. Hay consumidores diarios, de fin de semana o de vez en cuando. Muchos consumidores habituales nunca van a llegar a ser ni dependientes ni adictos. Es el caso, por ejemplo, de la mayoría de los bebedores. Eso es debido a que, afortunadamente, el alcohol tiene un potencial adictivo relativamente bajo. Aproximadamente de un 20%, lo que significa que de un grupo de 100 bebedores posiblemente se van a enganchar 20. Aunque este bajo índice significa, debido al alto porcentaje de consumidores en las poblaciones occidentales y especialmente en las mediterráneas (aunque también en otras arreas: Rusia, Irlanda, Portugal, etc.) una gran incidencia de alcoholismo.

Dependientes

Forma parte de su vida y no se plantean dejarlo

La repetición de los consumos ha generado un habito y se ha llegado a establecer una dependencia que perjudica la salud. Es el caso de los fumadores, de muchos bebedores sociales, de jugadores moderados, de consumidores de tranquilizantes por prescripción medica, etc.. No se ocultan para consumir, no mienten, no tienen mala conciencia ni sentimiento de culpa. Es un habito perjudicial pero no son conscientes de ello. Saben que no pueden dejar de consumir pero entienden que ello forma parte de su vida y generalmente no se plantean dejarlo.

DEPENDIENTES Y SU CONSUMO SOCIAL

Adictos

Yo no estoy mal, los que estais mal sois vosotros

En mayor o menor medida tienen conciencia de que su conducta no les conviene y desarrollan mecanismos psicologicos de defensa que justifican sus acciones ante ellos mismos y ante los demas. El mecanismo de proyeccion es tipico: yo no estoy mal, los que estais mal sois vosotros, o de culpabilizacion, si bebo es porque nuestra relacion no funciona y no haces lo que quiero. Las recionalizaciones o excusas pueden ser de todo tipo: bebo por que es bueno para el corazon, o me drogo porque no puedo soportar las injusticias del mundo, ect,.

El adicto se desdobla al mentir y por tanto lo falsea todo y llega a perder totalmente si identidad. El rechazo social que provoca le hace sufrir y le lleva al aislamiento y finalmente a la marginacion, la locura o la muerte, a no ser que se cure.

Esta enfermedad mental, se puede curar.

LAS ADICCIONES TE ALEJAN DE LO MAS IMPORTANTE ” TU MISMO “

DEBES ENTENDER LA SUERTE DE SER TU MISMO.

Eres la persona mas importante del mundo, por eso debes aprender a apreciar tu esencia, a valorarte y resurgir de ese mundo tan oscuro, de ese infierno que te encadena a una muerte en vida.

Así es la vida, vívela y no dejes que te viva, siéntela y no dejes de sentir, déjate fluir y saca tu esencia al mundo, por que tu, eres importante en esta vida.

ENTIENDE LA SUERTE DE SER “TU”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies